You are here
Home > malas practicas > Hontoria rechaza una muestra de Gabarrón programada por Cultura

Hontoria rechaza una muestra de Gabarrón programada por Cultura

Pretende celebrar en parte del Patio Herreriano una muestra con motivo del 75 aniversario del nacimiento del creador de Mula y de la fundación de las Naciones UnidasCULTUR.

 

En febrero de 2019, tras una reunión extraordinaria del Consejo Rector de la Fundación Municipal de Cultura, la concejala Ana Redondo anunciaba el nombramiento del crítico y comisario independiente Javier Hontoria como nuevo director del Museo Patio Herreriano, cuyo programa para el MPH llegaba avalado por un comité de expertos que lo había encumbrado frente a otros cinco finalistas. Redondo presumía entonces de haberse guiado por un código de «buenas prácticas» en materia cultural para llevar a cabo el proceso de selección, valorando el «mérito», la «capacidad» y el «proyecto» de Hontoria. La socialista aprovechó para recordar que en el pasado, bajo el gobierno del PP, se había recurrido al «dedazo» en situaciones similares. Pues bien, ahora es la propia concejala quien parece dispuesta a recurrir a esa fórmula: la de la imposición del criterio político por encima del del experto.

Según ha podido saber este diario, desde el Ayuntamiento de Valladolid se trabaja en la celebración este otoño de una exposición dedicada a Cristóbal Gabarrón. Una muestra para celebrar los 75 años del autor de Mula (Murcia) que ocuparía parte del MPH. Hontoria, que habría mostrado su voluntad de colaborar para organizar en la ciudad una exposición institucional –caprichos del azar, también en el 2020 se cumple el 75 aniversario de las Naciones Unidas, dos aniversarios que los responsables de la iniciativa quieren vincular–, es contrario a que la muestra se celebre en el museo vallisoletano, legitimando así la asombrosa trayectoria de Gabarrón y asumiendo una propuesta ajena a su proyecto museístico.

Consultado por este medio, el responsable del centro no ha querido hacer declaraciones.

 ¿Asombrosa? El creador, que ha expuesto su obra en Bélgica, Suiza, Alemania, Francia, China, Estados Unidos, Australia o Portugal, casi no ha conseguido abrir las puertas de los principales centros españoles, y mucho menos de sus colecciones. El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, el Artium de Vitoria… Los grandes museos de arte contemporáneo han ignorado, por lo general, al de Mula, que sí llegó a exponer en el IVAM de la controvertida Consuelo Císcar en 2006. Ese mismo año ésta recibía la Medalla de Honor de la Fundación durante su tradicional gala anual –entregaba trofeos de «oro de 18 quilates» a sus galardonados, entre los que figuraron personalidades como el cirujano Pedro Cavadas, el arquitecto Richard Rogers, los escritores Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes y Jorge Edwards o el ex presidente mexicano Ernesto Zedillo–. Gabarrón, que en 2009 contaba con el también polémico director del Centro Niemeyer, Natalio Grueso, como jurado de sus premios, también expuso dos años después en el espacio asturiano –una y otro, por cierto, han acabado rindiendo cuentas de su gestión en los tribunales por distintas cuestiones–.

Calidad artística aparte –críticos de arte como Juan José Santos, Elena Vozmediano o Francisco Crabiffosse se han mostrado muy duros con su trabajo–, conviene señalar que ni la Colección Arte Contemporáneo del MPH guarda en sus fondos una obra del creador  que, con el estallido de la crisis, y cerrados los grifos de las administraciones  regional y local –la Junta llegó a conceder a su Fundación 110.000 euros para realizar campañas de lactancia–, ‘abandonó’ Valladolid en 2015 para probar fortuna en Murcia –dos años después, la Fundación Casa Pintada entró en suspensión de pagos–.

En el pasado

Es oportuno señalar que la historia del MPH, como la de muchos otros museos españoles, no ha estado exenta de injerencias políticas: en 2006, Teresa Velázquez, que apenas llevaba dos años al frente del centro, abandonó la dirección del MPH después de que el Ayuntamiento, con Javier León de la Riva como alcalde y María Ángeles Porres al frente del área de Cultura,  programara de forma unilateral una exposición dedicada a Cristóbal Colón (La materia de los sueños), rechazada por la responsable del museo y por los miembros del comité asesor del centro, Antonio Bonet Correa, Simón Marchán Fiz y Eugenio Carmona, que presentaron su dimisión dos meses antes de la marcha de Velázquez.

Artistas, galeristas y directores de museo se pronunciaron a favor de los asesores en comunicados que llevaban las firmas de Antoni Tàpies, Luis Gordillo, Rafael Canogar, Juan Genovés, Soledad Lorenzo, Juana de Aizpuru, Rosina Gómez Baeza, Manuel Borja Villel, José Guirao o Rafael Doctor. Aquello fue un golpe a la imagen del centro, abierto en 2002, y que ya en 2003 vio cómo dimitían su jefe de Comunicación y Desarrollo, su coordinadora de Conservación, su coordinadora de Educación, su coordinadora de Exposiciones y una jefa de departamento.

El Documento de Buenas Prácticas en Museos y Centros de Arte  expresa lo siguiente: ‘La Dirección ostenta la máxima responsabilidad del museo o centro de arte. Para cumplir con eficacia su misión debe estar plenamente respaldada por todos los órganos de gobierno de la institución’. El texto fue firmado en 2007, entre otros, por la ministra de Cultura Carmen Calvo y por la entonces presidenta del Instituto de Arte Contemporáneo Rosina Gómez-Baeza, así como por Soledad Lorenzo, representante del Consorcio de Galerías de Arte.

Top