You are here
Home > Actividades de las asociaciones de la Union > La UNIÓN de Artistas Contemporáneos de España ha formado parte del jurado de selección del premio Velázquez 2019

La UNIÓN de Artistas Contemporáneos de España ha formado parte del jurado de selección del premio Velázquez 2019

Noticia recuperada de El Comercio.es

El talento múltiple de la chilena Cecilia Vicuña gana el Velázquez

Ecología, lenguaje y activismo se mezclan en la trayectoria de una creadora multidisciplinar que incorpora a su obra el pensamiento indígena

El Premio Velázquez de Artes Plásticas 2019, el Cervantes del arte, sí se fue al otro lado del Atlántico en su edición de 2019. Se lo adjudicó este martes Cecilia Vicuña Ramírez (1948), poliédrica y comprometida creadora chilena, poeta, cineasta y activista ademas de artista plástica, afincada en Estados Unidos. Vicuña, que reside y trabaja desde hace varias décadas en Nueva York, se llevó por su «destacada obra» y su «arte multidimensional» el alto galardón que concede cada año el ministerio de Cultura y que está dotado con 100.000 euros. El legado del pensamiento indígena vertebra la obra de Vicuña, siempre ligada al activismo político, el feminismo y el medioambiente.

Ha incorporado a su obra ese ancestral legado, convencida como está de que este bagaje «es crucial para salvar el planeta». Considera el arte «como una herramienta para el cambio» y dedica el premio a esa visión reivindicativa del indigenismo que dice compartir con otros artistas latinoamericanos. «El arte es una forma de comprender lo que somos; ver diferente siempre ha estado en el origen de todo arte», asegura una creadora que participa de ese «pensamiento visionario» de los indígenas, atento a la tierra y el cosmos, «pero históricamente sepultado y masacrado, por más que siempre aviste el futuro», según denuncia.

Exiliada en Nueva York desde el golpe de Pinochet, asegura que «al arte es una manera de comprender lo que somos»

«Ha desplegado un arte multidimensional en el que interactúa con la tierra, el lenguaje escrito y los tejidos», decía el fallo, que reconocía el talento múltiple de la veterana artista chilena. El jurado valoró «su destacada obra como poeta, artista visual y activista». Destacó también como Vicuña es la creadora «de una poética especial en la que se cruza la conciencia ecológica, la ciudad y la institución artística». «Su trabajo es deudor de un conocimiento milenario actualizado a través de performances, instalaciones, escultura, libros y gestos de la vida cotidiana», según aseguraba el fallo.

Recibe Vicuña el Velázquez con su país sumido un una convulsión política y una ola de disturbios que han causado varios muertos. Unas protestas que, cuando no son violentas, la artista percibe «como un acto de belleza colectiva del pueblo». Los estallidos sociales de Chile, Hong Kong o Líbano son para ella una muestra de que «existe la necesidad de reorientar la cultura humana».

Obras variables

Sus obras multidimensionales comienzan como un poema o una imagen y pueden transformarse en película, canción, escultura o instalaciones colectivas. Sus instalaciones efímeras son específicas bien para espacios de la naturaleza, bien para espacios urbanos o museos, y suelen combinar rituales y ensamblajes. Unos trabajos se exhiben en la Tate Gallery, la Whitechapel Art Gallery y el Institute of Contemporary Arts (ICA) de Londres; el Museo Nacional de Bellas Artes y el de Arte Contemporáneo de Chile; el de Arte de Berkeley, en California, y el Whitney Museum o el MoMA en Nueva York.

Exiliada desde principios de la década de 1970, tras el golpe militar de Pinochet contra Salvador Allende, Vicuña reside en Nueva York desde l980. Se licenció en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile y realizó un posgrado en la Slade School of Fine Arts en Londres, para comenzar su carrera creativa a mediados de la década de 1960 en Chile.

Es autora de varios libros de arte y poesía, como ‘Kuntur Ko’ (2015), ‘Spit Temple: The Selected Performance of Cecilia Vicuña’ (2012), ‘Instan’ (2001), ‘Cloud Net’ (2000) o ‘Poemas seleccionados’ (2017). En 2009 coeditó ‘El libro de Oxford de poesía latinoamericana: 500 años de poesía latinoamericana’ y ha editado ‘ÜL: Cuatro poetas mapuches’ (1997).

Fue nombrada Messenger Lecturer 2015 por la Universidad de Cornell, en Nueva York, distinción otorgada a los autores que contribuyen a la evolución de la civilización con el propósito especial de levantar los estándares morales de la política, los negocios y la vida social.

El Premio Velázquez reconoce a un creador «cuya obra sobresalga con especial significación en el ámbito de las artes plásticas». Recompensa «la meritoria labor del galardonado a través de la concesión de un premio dirigido a destacar su aportación sobresaliente a la cultura española e iberoamericana por la totalidad de su obra».

El jurado que premió a Vicuña estuvo presidido por el director general de Bellas Artes y Patrimonio Cultural, Román Fernández-Baca, con la subdirectora general de Promoción de las Bellas Artes, Begoña Torres González, como secretaria. Actuaron como vocales: Marina Vargas Gómez, artista, por la Unión de Artistas Contemporáneos de España (Unión AC); Tania Pardo Pérez, subdirectora del Centro de Arte Dos de Mayo, por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando; Nuria Enguita Mayo, directora de Bombas Gens, por la Asociación de Directores de Arte Contemporáneo (ADACE); Jose María de Francisco Guinea, director de Stampa, por el Instituto de Arte Contemporáneo (IAC); Maria José Magaña Clemente, responsable del Área de Artes visuales del Instituto Cervantes, por Mujeres en las Artes Visuales (MAV); Iván de la Nuez Carrillo, ensayista, crítico de arte y comisario, designado por el Ministerio de Cultura y Deporte; y José Luis Blondet, profesor, comisario e investigador, designado por el Ministerio de Cultura y Deporte.

Top